Los peligros del aluminio en la Salud

Comparte:

Silicium Laboratorios

Lo que la industria del Aluminio no nos dice

El Aluminio está en todas partes y sus usos en nuestra vida cotidiana son cada vez mayores, ¿pero os han hablado de sus peligros?

El Aluminio es el metal más abundante de la corteza terrestre, y el tercer elemento presente después del oxígeno y el silicio. Así pues, estamos expuestos a él por el aire, por el agua, la tierra y las rocas a lo largo de nuestra vida, pero sobre todo en nuestra vida cotidiana, este veneno está en todas partes; los cosméticos, las cremas, los desodorantes, las cazuelas, sartenes y también en los alimentos.

Representa un peligro en determinados trabajos y por los cuales los trabajadores tienen que ser informados de estos riesgos y de las medidas de prevención para evitar problemas hepáticos.

Por lo tanto, este metal no aporta nada a nuestro organismo. ¡Al contrario!

Puede ser incluso que estemos contaminados por el Aluminio sin saberlo.

Entonces, ¿cuáles son los riesgos y como evitarlos?

Christopher Exley, biólogo en la Universidad de Keele (Inglaterra) y especialista en la toxicidad del Aluminio, ha estudiado durante más de 20 años la acumulación de este metal neurotóxico y su impacto en los tejidos de nuestro organismo.

Su omnipresencia se cuestiona en vista de las consecuencias dañinas que podría tener para la salud, como el daño en el sistema nervioso, pudiendo causar temblores, pérdidas de memoria y hasta su papel real en enfermedades autoinmunes y más específicamente en la enfermedad de Alzheimer. De hecho, el aluminio se acumula en el organismo y contribuye al estrés oxidativo, promoviendo la necrosis tumoral, causando la muerte neuronal y la inducción de enfermedades neurodegenerativas.

Además, el aluminio inhibe más de 200 funciones biológicas y causa muchos efectos adversos en la salud. De hecho, la absorción durante un tiempo prolongado puede causar problemas óseos y neurológicos graves, como demencia o encefalopatías. Se han encontrado altos niveles de aluminio en las autopsias de enfermos de Alzheimer. Los estudios científicos han demostrado que el Aluminio es un factor que contribuye a esta enfermedad.

Otra polémica, es la presencia de aluminio en algunas vacunas como adyuvante. Los estudios han demostrado recientemente que el aluminio no se metaboliza por completo en los tejidos y puede conducir a la intoxicación y otros efectos secundarios.

¡No tengáis miedo! A cada problema su solución y según Exley, es el Silicio el único quelante del Aluminio.

El silicio es el segundo elemento más abundante de la corteza terrestre después del oxígeno. Este oligoelemento esencial, presente en los alimentos, desgraciadamente en cantidades demasiado escasas como para permitir la eliminación del Aluminio de nuestro organismo.

Entonces, ¿cuál es la solución? ¡El silicio orgánico! Bajo esta forma se convierte en asimilable y biodisponible para el organismo. Gracias a los productos especialmente formulados bajo la forma monomérica y únicamente fabricados por los Laboratorios Silicium España, podéis hacer una cura con la que podréis depurar vuestro organismo y eliminar los metales pesados.

¿Cómo tomarlo? ¿Cura intensiva o de mantenimiento? Todo depende del nivel de metales pesados presentes en nuestro organismo. Una cura dura entre 3 y 6 meses, y la dosis se sitúa entre 60ml a 120ml por día a 30ml por día.