Cómo elegir un suplemento de silicio de efectos rápidos y eficaces

Comparte:

Silicium Laboratorios

El silicio es un elemento fundamental para el organismo, interviene en procesos celulares como la formación de colágeno, lo cual es clave para mantener una piel flexible y unas articulaciones bien lubricadas. Ahora bien, el silicio es un elemento especialmente difícil de asimilar por el organismo. No existe silicio puro en la naturaleza, podemos encontrar otros elementos puros: hierro, magnesio, plata, oro, pero no así el silicio, porque este tiene una gran afinidad por otros elementos y formas complejas y bellas rocas como la amatista, el ágata, el ópalo o el jaspe. Al asociarse con otros elementos, normalmente oxígeno o aluminio, deja de ser asimilable y el organismo lo elimina.

Tradicionalmente el ser humano ha absorbido el silicio por medio de la comida y el agua. El agua de manantiales, en su paso por kilómetros de acuíferos subterráneos arrastra silicio de las rocas y llega a solubilizar una pequeña cantidad casi siempre en forma de ácido ortosilícico. Hoy en día, con los sistemas de purificación del agua de red, ésta no contiene apenas silicio. Otra fuente de este elemento, eran los alimentos vegetales sobre todo la cáscara de los cereales, pero actualmente los métodos de obtención y refinado del grano, hacen que el silicio sea escaso. Otra razón por la cual se absorbe poco silicio es que nuestra flora intestinal, debido a los conservantes, los medicamentos, la alimentación poco adecuada y refinada, no tiene capacidad para solubilizar y asimilar el silicio.

Ante estos problemas, muchos profesionales de la medicina, desde hace años cada vez más recomiendan tomar suplementos de silicio para revertir esta carencia. Ahora bien, ante la diversidad de tipos de silicio existentes en el mercado, ¿cuál elegir? Como hemos dicho antes, el organismo asimila bien el ácido ortosilícico llamado OSA, que es una molécula muy delicada que a partir de una concentración de 90 ppm se va haciendo un aglomerado de masa insoluble que no se puede asimilar, y el organismo lo elimina en vez de absorberlo imposibilitando el paso a la sangre y a las células. El problema es que muchos productos del mercado contienen ese aglomerado insoluble compuesto de silicio oxidado. Para que un suplemento sea eficaz debe estar concentrado y eso solo se puede conseguir estabilizando el OSA para que pueda contener al menos 180-200 ppm y no se aglomere. Si en el etiquetado de un producto liquido figura como ingrediente el OSA y nos aseguran que está estabilizado, eso puede ser buena señal, pero hay que verificar otros aspectos.

En el etiquetado de los suplementos podemos adivinar qué tipos de silicio son asimilables: si contienen extractos vegetales de bambú, ortiga etc, sin tratar, eso corresponde a extractos que se obtienen machacando los tallos u hojas de las plantas. El problema es que los extractos comerciales de plantas no contienen silicio asimilable, porque cuando las plantas absorben el silicio del suelo rápidamente lo cristalizan y lo convierten a su vez en fitolitos, que son granos muy finos de piedra silícea que tampoco son asimilables. Esos suplementos, por tanto, tanto en líquido como en cápsulas, comprimido o polvos tampoco son eficaces por contener silicio oxidado.

Otra pista que puede detectar que un silicio no es asimilable es su forma: si es líquido, éste debe ser soluble, eso es una condición que se debe cumplir siempre. Si en las instrucciones nos mandan agitar el producto antes de tomarlo, eso quiere decir que el silicio se precipita al fondo porque está en forma de partículas de silicio aglomerado, que tampoco se asimilan.

Otro problema que se ha detectado en muchos productos, es que contienen dióxido de silicio o silicio coloidal que se asimila poquísimo por ser formas muy oxidadas de silicio, aunque los fabricantes en este caso pueden alegar una gran concentración de silicio, lo que comercialmente les beneficia. Pero en términos de silicio cuanta más concentración, más debemos tener precaución, no solo por su falta de absorción, sino por problemas que puede ocasionar a los riñones. Lo mismo aplica a los extractos de plantas altamente concentrados, hay que respetar estrictamente los períodos de toma, que deben ser cortos. En resumen, en cuanto a silicio, menos, es más.

Otra forma de silicio aprobado por la agencia europea de salud de los alimentos es el silicio orgánico o monometilsilanotriol (MMST). Este producto, generalmente en forma líquida, es muy estable, no se oxida nunca y se transforma al llegar al organismo en OSA lo cual recarga rápidamente el organismo de esta forma de silicio. Aunque es muy poco concentrado, ha resultado muy eficaz en cuando a aportar resultados rápidos y visibles en poco tiempo, gracias a su asimilación. Además, se puede tomar de continuo durante años sin problema, gracias a su solubilidad perfecta y a su gran asimilación. El otro tipo de silicio eficaz es el OSA, siempre que esté bien estabilizado por una empresa especializada en estos menesteres, ya que no es fácil de lograrlo. Hay empresas que han llegado a obtener casi 400 ppm en forma monomérica y estable por un largo período de tiempo. Estas formas son muy eficaces, se pueden tomar por largo tiempo y dan buenos resultados, siempre que se sea constante en su toma.

A lo largo de los años ha habido especialistas en silicio como el fallecido doctor Le Ribault de Francia o el profesor Exley de Inglaterra, que han difundido sus estudios y experiencias con relación a este elemento. Le Ribault difundió las aplicaciones médicas del silicio y en cuanto a Exley ha demostrado la utilidad del silicio OSA para evitar la progresión del Alzheimer por su capacidad de eliminar el neurotóxico aluminio, que según su equipo investigador, es una de las causas de esta enfermedad.

En muchos tipos de problemas se han reportado beneficios de la toma de silicio asimilable, sea para enfermedades o envejecimiento de la piel, de articulaciones o de afecciones de todo tipo, incluso los neurológicos. El silicio asimilable no presenta efectos secundarios, se puede tomar sin receta. Por ser un complemento de la alimentación, se puede tomar sin problemas, aunque siempre es aconsejable consultar con un profesional de la medicina natural.